La Balona cae en Cornellá (1-0) y ahonda su crisis de resultados

Romerito, al borde de la destitución tras la mala dinámica del equipo
Un momento del partido. / FOTO: UEC

FICHA TÉCNICA:

UNIÒ ESPORTIVA CORNELLÁ (1): Anacker; Andreu, Mancuso, Chiki (m.82, Pipo), Kike López, Zalaya, Gil (m.90, Nana), Borja García, Moha Traoré (m.90, Dorca), Gonpi (m.72, Víctor Fernández) y Carlos García.

REAL BALOMPÉDICA LINENSE (0): Nacho Miras; Connor, Jesús Muñoz, Coulibaly (m.64, Leandro), Iván Martín (m.70, Koroma), Antoñito, Sergi Monteverde (m.70, Gerard Oliva), Borja López (m.87, Toledano), Delmonte, Dorrio y Leuko (m.64, Samanes).

ÁRBITRO: Campos Salinas, de Murcia. Amonestó por parte local a Chiki y por parte visitante a Leuko, Borja López, Jesús Muñoz.

GOL: 1-0 (m.21, Carlos García).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 24º jornada del Grupo 2 de Primera RFEF disputado en el Nou Municipal de Cornellá ante unos 400 espectadores.

CRÓNICA: La Real Balompédica Linense continúa con su mala racha de resultados que ha caído por la mínima en Cornellá en un nuevo tropiezo que condena a los de Romerito a prolongar su crisis.

Los blanquinegros intentaron meter presión sobre el césped sintético del Nou Municipal con un disparo de Borja López en el 8 que se marchó por encima del travesaño. Fue uno de los pocos avisos de los de La Línea que vieron como los verdes se adelantarían a los 21 minutos a la salida de un saque de esquina rematado por Carlos García que puso el 1-0 en el marcador.

El gol dejó tocado al equipo balono que no tuvo reacción hasta el entretiempo. Gonpi lo intentó en el 31 y Chiki insistió cinco más tarde en una recta final donde el resultado fue casi lo mejor.

En la segunda mitad el asunto no mejoró en exceso. El Cornellá, mucho más adaptado a su terreno de juego, dominó el partido sin problemas y llegaba con mayor peligro a la meta de un Nacho Miras que evitó el gol de Gonpi en el 63 con un duro disparo.

Romerito dio entrada a Leandro y Samanes buscando más profundidad y ahí apareció la vergüenza torera de un equipo tocado en lo anímico y que trató de echar el resto en la recta final con intentos de Koroma pero sin acierto. De hecho fue Kike López el que pudo ahondar la herida de los linenses pero su remate se fue al poste.

Nuevo revés de una Balona que no encuentra ni el modo ni la forma y que huele a fin de ciclo de su entrenador en el banquillo.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram