UDEA Algeciras se estrella ante Morón (75-81) y sigue en mal momento

Los de Malla, que acaba expulsado, no pueden con un colista superior

Un momento del partido. / FOTO: DAM

FICHA TÉCNICA:

UDEA ALGECIRAS (75): Kedar Salam (5), Javi Fernández (2), Issa Thiam (9), Iago Estévez (6), Rubén Perea (5), Juanmi López (2), Aarón Guzmán, Bola Olaniyan (18), Miki Ortega (28), Sam Buxton.

CLUB BALONCESTO MORÓN (81): Fran Márquez (5), Alberto Casero (16), Joe Mvuezolo (14), Pablo Martínez, José Alberto Jiménez (15), Sergio Cecilia, Diego Gallardo (12), Alejandro Rodríguez (7), Bertrand Awana (4), Luka Kraljic, Pablo Román (8).

ÁRBITROS: Meira González y Adán Rodríguez. Excluyeron con cinco faltas personales al local Sam Buxton. Descalificaron al técnico local Javier Malla.

PARCIAL CADA CUARTO: 17-20; 16-14; 15-21; 27-26.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 16º jornada del Grupo Oeste de LEB Plata disputado en el Doctor Juan Carlos Mateo a puerta cerrada.

CRÓNICA: UDEA Algeciras sigue en un momento muy irregular de la temporada y este sábado ha vuelto a demostrarlo tras caer por 75-81 frente al colista, un CB Morón que ha pasado por el Doctor Juan Carlos Mateo como un equipo mucho más compacto que el algecireño y que deja a los pupilos de Javier Malla en mala dinámica.

El partido comenzó muy igualado pero en todo momento con superioridad en el marcador para los visitantes, que contaban con el ex-udeista Joe Mvuezolo en sus filas (14 puntos). El primer cuarto acababa con resultado favorable a los sevillanos que mandaban por tres en el marcador (17-20).

UDEA, que de nuevo volvió a tener muchos errores con el tiro exterior (no anotó su primer triple hasta mediado el segundo cuarto), se metía en problemas cuando el cuadro de Eloy Ramírez lograba marcharse por nueve a dos minutos del descanso (24-33). Aún así, los locales tiraron de raza para engancharse a un punto antes del descanso (33-34).

El atasco en ataque de los udeistas era evidente. A excepción de Miki Ortega (28 puntos) y Bola Olaniyan (18 y 17 rebotes), el peso del juego ofensivo era nulo. Y así esté quien esté enfrente, es imposible. Morón sabía perfectamente cómo desarrollar su partido y lograba ponerse con un más que peligroso +7 al final del tercer cuarto (48-55).

Por mucho que los algecireños se trataran de enganchar al partido después de dos triples de Issa Thiam (60-64 a cinco minutos del final), un parcial de 1-8 para los visitantes finiquitó la contienda acompañado por una técnica a Iago Estévez. UDEA acabó estrellado en el muro de un rival mucho más inteligente y que mantiene el mar de dudas que rodea actualmente al equipo algecireño.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × dos =

Ir arriba