UDEA Algeciras provoca el enésimo ridículo de la temporada (64-94)

Los de Malla vuelven a recibir otro duro revés y se complican la salvación
Un momento del partido. / FOTO: DAM

FICHA TÉCNICA:

UDEA ALGECIRAS (64): Miki Ortega (6), Terrence Thompson (2), Jamal Reynolds (8), Javi Fernández (8), Issa Thiam (19), Iago Estévez (21), Rubén Perea, Juanmi López, Sami Al Uariachi, Miki Ortega (6) y Eugenio Pérez.

CAM ENRIQUE SOLER (94): Vergara, Orrit (2), Luis García (7), Diego de Blas (12), Diego Gallardo (11), Damián Prgomet (18), Carlos Poyatos (11), Fall (11), Jordá (14) y Cadiau (8).

ÁRBITROS: López Lecuona y Calvillo Rendón. Sin eliminados.

PARCIAL CADA CUARTO: 11-33; 15-18; 14-27 y 24-16.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 18º jornada del Grupo Oeste de LEB Plata disputado en el Doctor Juan Carlos Mateo ante unos 400 espectadores.

CRÓNICA: UDEA Algeciras ha vuelto a protagonizar otro fracaso tras caer duramente apabullado por 64-94 frente al Enrique Soler de Melilla y sigue anclado en posiciones de descenso después de una nueva tarde para olvidar.

El partido no pudo arrancar de peor manera para el conjunto algecireño que a los cinco minutos ya perdía por 2-15 en el electrónico obligando a Javier Malla a pedir un tiempo muerto que no hizo precisamente reacción en su equipo.

Los norteafricanos eran una auténtica apisonadora sobre el parqué del Doctor Juan Carlos Mateo ante un UDEA que buscaba rezar para que la sangría no fuera a mayores. 11-33 fue el balance de un primer cuarto terrorífico para los de casa.

La situación se ‘normalizó’ en un segundo cuarto donde el bando udeista empezó a jugar algo más a baloncesto con un rival enfrente al que le bastó no sobresaltarse para aguantar la renta que se doblaba al tiempo de descanso (26-51).

El segundo tiempo no dejó conclusiones mucho más positivas en los locales que veían como las diferencias que el conjunto de Melilla sacaba de Algeciras llegaban a alcanzar los cuarenta puntos (40-78).

En los diez minutos finales los de Malla maquillaron en parte el resultado final con mucho empeño pero dándose con una realidad que arrolla por semanas a una plantilla que acumula ya siete derrotas consecutivas y cuyo futuro en la LEB Plata pasa por ser una quimera a falta de ocho jornadas para el final de la competición.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram