Javier Malla renuncia al banquillo de UDEA Algeciras

Los algecireños enlazan siete derrotas seguidas en LEB Plata
Malla en el partido. / FOTO: DAM

Javier Malla ha renunciado al banquillo de UDEA Algeciras tras la derrota de este sábado frente a Zornotza en casa.

El conjunto algecireño enlaza siete derrotas consecutivas y después del revés de hoy ha emitido una carta en la que agradecía a todo el aficionado al baloncesto en Algeciras el apoyo recibido a lo largo de estas siete temporadas.

El club udeista trabaja ya en la confección del nuevo entrenador que lleve las riendas del equipo en LEB Plata.

CARTA ÍNTEGRA DE JAVIER MALLA.

‘Permitidme que hoy NO os hable de lo que hemos vivido hace unos momentos en la pista y que aproveche esta ocasión para hacer un pequeño balance de estas siete temporadas como entrenador de UDEA.

Quiero despedirme de todos vosotros y dejar la puerta del banquillo abierta a nuevas ideas con las que poder reflotar esta incómoda, pero reversible situación en la que nos encontramos. Han transcurrido 7 jornadas de esta temporada, poco más de un mes de Liga, y quedan otras 19 jornadas de la Liga Regular en las que estoy seguro que los jugadores, la directiva, la afición y el nuevo responsable del banquillo conseguirán dar la vuelta a los resultados y alcanzar los objetivos propuestos.

Quiero dar las Gracias, gracias con mayúsculas, a todos: a mi familia por aceptar tanto abandono y tanto sufrimiento (GRACIAS); a todos los jugadores que he tenido estas siete temporadas por haber dado siempre lo mejor de ellos (GRACIAS); a mis ayudantes por estar siempre de mi lado (GRACIAS); a mis directivos por confiar en mí durante tanto tiempo (7 temporadas son una gran demostración de fidelidad mutua) (GRACIAS); a los sponsors por hacernos crecer (GRACIAS); a la prensa (GRACIAS); a la totalidad de la afición (GRACIAS); y, especialmente, a la capital del Universo, nuestra Algeciras (GRACIAS).

Han sido siete temporadas muy duras, dos en la Liga EBA y otras cinco en LEB Plata. En las dos de EBA conseguimos brillantemente el ascenso deportivo de categoría ante nuestra afición. Fueron momentos imborrables que conservaré grabados a fuego.

Después, llegamos a LEB Plata y fuimos capaces de, ante situaciones muy críticas, presupuestos muy justos y una pandemia mundial, jugar en dos ocasiones el ascenso a LEB Oro y en las otras dos conseguimos mantenernos deportivamente en la categoría, UDEA no ha bajado en las canchas en estos años, circunstancias que VALORAREMOS, sin duda, con el paso de los años.

Soy un hombre muy feliz, A EXCEPCIÓN DE ESTOS DOS MESES DE INCERTIDUMBRE, por todo lo que UDEA me ha dado desde aquel año de mi debut como jugador en 1978, justo el año en el que nació nuestro club. Y, curiosidades de la vida, este año se cumplen 30 años desde que debuté como primer entrenador en el banquillo de UDEA cogiendo el testigo de nuestro gran maestro Juan Arrabal en 1994.

Gracias a todos por lo que me habéis dado en esta nueva etapa.
SUERTE, SUERTE Y TONELADAS DE SUERTE a todos para el futuro inmediato y todo mi apoyo para que con el esfuerzo de los que seguís en la brecha UDEA pueda sobrevivir y alcanzar ese gran objetivo que se ha marcado nuestro presidente de llevarnos, en un periodo prudencial de tiempo, a la ACB.

GRACIAS DE TODO CORAZÓN. Hasta aquí remé en esta ocasión. ¡VIVA UDEA!

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram