Dinamarca deja sin bronce a las Guerreras de Jénnifer Gutiérrez (35-28)

La algecireña no anotó goles y España finaliza cuarta el Mundial

FICHA TÉCNICA:

DINAMARCA (35): Sandra Toft y Althea Reinhardt en portería; Laerke Pedersen (1), Anne Hansen (6), Kathrine Heindahl (3), Line Haugsted (3), Simone Bohme, Mette Tranborg (2), Kristina Jorgensen (6), Trine Jensen (2), Louise Burgaard (7), Simone Petersen (1), Mie Holjund (1), Emma Friis (1), Rikke Iversen (2) y Michala Moller.

ESPAÑA (28): Silvia Navarro y Mercedes Castellanos en portería; Carmen Martín (6), Carmen Campos (5), Silvia Arderius (1), Eli Cesáreo (2), Jennifer Gutiérrez, Maitane Etxeberria, Sole López (2), Kaba Gassama (3), Alicia Fernández, Ainhoa Hernández, Irene Espínola (1), Paula Arcos (2), Alexandrina Barbosa (4) y Mireya González (2).

ÁRBITROS: Hermanos Kojicanin, de Bosnia.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la lucha por el tercer y cuarto puesto del Mundial de Balonmano Femenino disputado en el Palau d’Esports de Granollers ante3.400 espectadores.

CRÓNICA: Dinamarca se colgó la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo 2021 tras derrotar a una imprecisa España en la final por el tercer puesto del Campeonato del Mundo femenino 2021 (35:28, 16:13 en el descanso). El equipo anfitrión no fue capaz de corregir los errores de las semifinales ante Noruega y las Guerreras fueron superadas por una implacable Dinamarca, que vuelve a saborear un metal desde el bronce logrado en Serbia en 2013.

El destino llamaba a concejo. Un año y un día después de aquel 18:24 a Dinamarca en Brasil 2011 -la primera medalla mundialista de las españolas- las Guerreras tenían ante sí una nueva oportunidad de morder metal ante el mismo rival. Así, mordiendo, comenzaron las españolas. Pinchando en defensa y con la primera parada que levantó a un ensordecedor Palau que a la contra celebraba el 0:1 de Carmen Campos.

Aguerridas en atrás, las Guerreras seguían el plan trazado por José Ignacio Prades, que incidía en el repliegue en la previa del partido. Los primeros minutos sorprendieron a una Dinamarca que no tardó en dar la vuelta al marcador. La culpable, una sólida Sandra Toft, que llegaba a la gran cita con los mejores números del Mundial bajo palos: 45% de efectividad. Mientras, Mercedes Castellanos mantenía a las suyas en el marcador, ajustado al máximo en el ecuador del primer tiempo (7:6).

De zarpazo en zarpazo, el ritmo del choque se tornó eléctrico. Dinamarca corría y España respondía con ataques que desquiciaban a las danesas. Kaba Gassama bregaba en el pivote para sujetar a la zaga y encontrar la vía del gol. Más concentradas que ante Noruega, las Guerreras mantenían la tensión, pero las imprecisiones en ataque volvían a condenar al conjunto de Prades. Dinamarca no dejaba pasar sus oportunidades y castigó a España, que se fue al descanso por debajo en el marcador (16:13) y con Maitane Exteberria excluida.

El arranque del segundo tiempo trajo de vuelta los fantasmas del choque de semifinales ante Noruega. Cinco minutos tardó España en volver a anotar un tanto, mientras que el equipo de Jesper Jansenensanchaba la brecha a seis tantos (20:14).  Mecía el juego la selección española, de Arderius a Barbosa pasando por Paula Arcos, pero no hallaban el camino a la red de una inmensa Toft. La joven de Petrer ponía el nervio para buscar una remontada que se antojaba imposible.

Las danesas navegaban cómodas por el 40 por 20 con un holgado colchón de goles. Louise Burgaard, Kristina Jorgensen y Anne Hansen fusilaban con precisión a una España combativa. Tocaba aferrarse a la experiencia. Salió la capitana, Carmen Martín, para reconducir a las suyas, pero su espectacular segundo tiempo no fue suficiente para lograr la épica.

A falta de cinco minutos para el final, los siete goles de diferencia se abrían como un abismo a los pies de las Guerreras (32:25). Dinamarca fluía sobre la pista azul del Palau y acallaba a la otrora ruidosa grada española. No se podía hacer más. Dinamarca dejó pasar los minutos ante una España vencida, pero no derrotada, que siguió batallando hasta el pitido final (35:28). Las Guerreras se despidieron del Mundial con un amargo sabor, pero con el orgullo de ser el cuarto mejor equipo del mundo

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram