El presidente de la Real Balompédica Linense, Raffaele Pandalone, ha comparecido este miércoles en rueda de prensa mostrando su malestar por el estado que presenta la demolición de la visera del Estadio Municipal que imposibilitará que los aficionados puedan presenciar el partido del domingo a las 12.00 horas por segundo encuentro seguido en la Tribuna teniendo que desplazarse hasta Preferencia.

El mandatario llama a filas a su afición. “Hay que ser realistas, tenemos un problema de estructura, no hay campo de entrenamiento, me da vergüenza decir a otros equipos que no tenemos palco, quiero que nos solucionen este problema ya”, declaraba el italiano que no es del todo optimista con el avance en dichas obras y augura que para el encuentro del Atlético Sanluqueño del día 24 tampoco estará resuelto.

“Pido que el domingo estemos todos por la Balona”, rezaba Pandalone que solicitará otra reunión al alcalde Juan Franco al que excusa de estos retrasos. “La afición sale siempre en los momentos difíciles, pero hay que demostrar que este club es algo de La Línea, no es de Pandalone”, declaró.

Cuestionado por si el club sabía que e plazo de ejecución de dichas obras era de ocho semanas y dicho tiempo no va a cumplirse, el presidente de la Balona no entiende unos retrasos que han perjudicado mucho al club linense en cuanto a lo económico donde estima que se han dejado de ingresar unos 50.000 euros.

Además, Pandalone aprovechó el acto para convocar una Asamblea de Socios de cara al 22 de febrero donde reunirá a los socios de la entidad para explicar todas las novedades a nivel interno del club y prepara la renovación del capitán Ismael Chico de cara a la próxima temporada.