El defensor del Algeciras Club de Fútbol, Pablo de Castro, señaló este martes la dureza de la derrota encajada el pasado domingo en Córdoba donde el equipo llegó a adelantarse en el marcador pero tras un mal segundo periodo se vino de vacío de casa de un rival directo. “Sabíamos que ellos iban a salir fuerte en la primera y segunda parte y en una pudimos contrarrestar sus ataques pero en la segunda salieron más enchufados y nos metieron dos goles muy rápidos”, declaraba el algecireño que asume que no supieron llegar con claridad al área cordobesista.
“Llevábamos cinco jornadas con portería a cero y si en una parte nos meten dos es algo que fastidia mucho”, señalaba De Castro que pasa página y piensa en la batalla ante el Ciudad de Lucena del próximo domingo. “Hay que ir a por todas a muerte”, expresaba el zaguero que no tira la toalla a pesar de estar a cuatro puntos del play-off. “Todo está muy ajustado, hay duelos directos y eso nos va a dar margen a que los equipos rivales puedan pinchar, pero no tenemos que cometer errores porque se pagan muy caros”, afirmó.
A la afición, el central le pide tranquilidad. “En estas nueve finales que nos quedan tienen que estar con nosotros a muerte porque juntos somos más fuertes”, destacó el albirrojo que confía en que en casa no se escapen más puntos hasta final de temporada.