Miki Ortega, jugador de UDEA Algeciras, destacó el trabajo realizado durante toda la temporada por la plantilla que dirige Javier Malla y los esfuerzos que han puesto para lograr este ascenso a LEB Plata. «Cada segundo de sacrificio merece la pena por este momento», destacaba el linense que brindó la victoria a su mujer.

El base agradeció el trató recibido por la afición algecireña en el día a día tras su paso por las filas de la ULB y pide disfrutar de este éxito.