El alcalde de La Línea, Juan Franco, ha pasado este martes por SER Deportivos analizando el estado de las obras de demolición de la visera del Municipal que arrancaban en la tarde de ayer. “Se ha colocado sobre la visera un robot que ha comprobado que el estado de la estructura era muy deplorable”, afirmó el primer edil que reafirmó la decisión basada en informes técnicos de que la visera tenía que ser sustituida de inmediato.
Por fortuna, Franco destacó el buen comportamiento de la afición de la Balona ante este imprevisto surgido a principios de temporada. “Hemos pasado este impedimento con cierta agilidad y el objetivo ahora es que se concluya a la mayor brevedad de cara a que únicamente se pierda el aficionado el partido ante el Almería B”, señaló.
“Una vez esté solventado este asunto habrá que medir cuánto costaría una posible visera metálica pero todo son suposiciones”, resaltó el alcalde linense ante una obra cuya inversión ascenderá a 140.000 euros y se muestra optimista de cara a una posible sustitución de la visera pero sin asumir el coste de la misma. “No sabemos el estado de las vigas de la estructura ni cómo podríamos instrumentar una nueva instalación que de cobijo a los aficionados que se sitúan en tribuna”, manifestó además de recalcar la buena sintonía con el presidente de la entidad blanquinegra Raffaele Pandalone.
“Nuestras relaciones con el club son excelentes, es una circunstancia sobrevenida y agradezco a la Balona su compresión con esta situación y espero que podamos seguir cumpliendo con las fechas para poder buscarle solución a otros problemas estructurales del Estadio”, concluyó.