FICHA TÉCNICA:
UNIÓN LINENSE DE BALONCESTO (78): Dylan Gómez (7), Iván Torres, Víctor Chernodolia (5), Andrius Banys (4), Álex Valor (13), Adrián Mateos (17), Javi Balastegui (16), Álex García, Cándido Matoso (14).
CAM ENRIQUE SOLER (76): Jeremiah Davis (22), Dontha Smith (10), Carlos Platero (4), Luis García (4), Javi González (12), Alberto Artiles (4), Dani Terrón, Dusan Kostic (11), Wasim El Otmani (7), Erikas Kalinicenko.
ÁRBITROS: García Crespo y Alejo Sánchez. Eliminaron por cinco faltas personales al local Cándido Matoso.

PARCIAL CADA CUARTO: 17-27; 23-12: 16-15; 20-20.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la séptima jornada de la segunda fase de la Liga EBA disputado en el Pabellón de Deportes de La Línea ante unos 300 espectadores.
CRÓNICA: Meritoria victoria de la Unión Linense de Baloncesto que se ha impuesto este sábado al CAM Enrique Soler, líder hasta hoy de la competición por un ajustado 78-76 en un final de infarto que se resolvió con una bandeja sobre la bocina de Javi Balastegui.
El conjunto de Vicente González trató de ponerle mucho coraje a una cita intrascendente para sus aspiraciones pero sí para las del rival, un cuadro de Melilla que llegaba tras vencer a UDEA hace siete días y jugándose la primera plaza. Los motivos que daban más en juego para los visitantes se reflejaron durante un primer cuarto en el que la ventaja rápidamente fue a parar a los de Javier Nieto (17-27).
Los linenses asumían que para vencer a un rival tan poderoso en todas sus facetas tenían que defender y se pusieron a ello cuando en el segundo cuarto el acierto bajo los aros y la resistencia atrás dio sus frutos dejando en sólo doce puntos a los melillenses que se fueron uno abajo al descanso (40-39) después de un gran trabajo de una ULB que cuajó un gran partido a nivel colectivo con cuatro de sus hombres por encima de la decena de puntos.
La igualdad era la nota clave de un partido que apenas tenía rentas amplias para ninguno de los dos equipos y donde el equipo local supo remar para mantenerse en el choque marchándose dos arriba a falta de los últimos diez minutos de juego (56-54). Ahí los de La Línea mostraron más entereza para llevar el choque a donde querían.
A pesar del tanteo del último periodo (20-20) la Unión Linense supo jugar con mucha cabeza los momentos decisivos que le lanzaron a un +5 a falta de poco más de dos minutos (69-64). Pese a ello, los norteafricanos resistieron y llegaron a forzar el empate a 74 a falta de cuatro segundos para el final que parecía que mandaría el encuentro a la prórroga, hasta que apareció un Javi Balastegui que rubricó su gran partido a pesar de haber tenido una sesión de trabajo esta semana para anotar una bandeja sobre la bocina que dejó el triunfo en casa y además sirve para ayudar a su eterno rival que se coloca en el liderato del Grupo D.