La Real Balompédica Linense abre la jornada este sábado a las seis con una complicada visita al Lorenzo Cuevas de Marbella donde los hombres de Jordi Roger buscarán romper su mala racha de resultados que se prolonga hasta las tres victorias en los últimos quince partidos y que ha bajado al equipo blanquinegro en la clasificación hasta la 9º posición con 46 puntos muy lejos ya de la zona de play-off y amparándose en que el nuevo formato de Copa del Rey permita el pase de los linenses al torneo del KO.
Días complicados en el seno de una Balona que volvía a claudicar en su feudo por la mínima ante el San Fernando y que provocaba el enfado en sus aficionados que apenas han visto vencer en una ocasión a los suyos en este 2019 como locales. Pese a ello, su técnico se ha esforzado en decir que “hay que dar lo máximo” en estas seis jornadas que restan en el Grupo IV y donde el equipo debe mantenerse en la pelea por su objetivo.
Kibamba será la única baja para un partido donde hombres como Ismael Chico o Gato podrían regresar a la titularidad buscando dar un giro de tuerca al rendimiento de un equipo que ha decrecido mucho en las últimas semanas y en el que la falta de puntería está privando a los balonos de colocarse más arriba en la tabla. El rival de esta semana no será nada fácil porque el Marbella recibirá a los de La Línea con una buena entrada debido a la promoción de entradas adicionales para los abonados y de la inauguración de un antepalco al que acudirá el ex-jugador del Real Madrid Álvaro Arbeloa.
Los costasoleños tras la llegada a principios de año del técnico David Cubillo han mejorado tanto que son trece las jornadas sin perder las que poseen los marbellíes que están un punto por encima de la Balona. Marcos será el único ausente en un equipo que no pierde en casa desde el 7 de enero.
El encuentro lo pitará el sevillano Orellana Cid.