FICHA TÉCNICA:
CÓRDOBA CLUB DE FÚTBOL B (2): Alberto; Jordi (m.46, Carracedo), Fran Ávila, Abraham, Álex García, Arnau, Sarmiento (m.60, Luismi), Kevin, Chuma, Trabazo, Moyano (m.73, Borja García).
ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL (1): Romero; Juanjo, José Carlos, Benítez, Pablo de Castro (m.64, Karim), Borja Vicent, Antoñito, Iván, Antonio Sánchez, Pablo Ganet (m.70, Diego Gámiz), Éric (m.57, Pipo).

ÁRBITRO: Morad El Ouazghari (Colegio Melillense). Amonestó por parte local a Kevin, Luismi, Carracedo, Chuma, Alberto y por parte visitante a Pablo Ganet. Expulsó por parte local a Luismi en el minuto 82 con roja directa.

GOLES: 0-1 (m.29, Borja Vicent); 1-1 (m.51, Chuma); 2-1 (m.61, Trabazo).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 33º jornada del Grupo X de Tercera División disputado en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez ante unos 300 espectadores.

El encuentro arrancó competido por ambos bandos pero con mucho respeto conscientes de lo que se jugaban. El primer acercamiento cayó del lado algecirista con un disparo de Iván en el minuto 8 que salió rechazado a saque de esquina. Dejaba buenas sensaciones el cuadro de Emilio Fajardo con el paso de los primeros instantes de juego y llevaba mucho más control con el juego que su rival.

El Córdoba B no se aproximaba sobre la portería de Romero y le costaba llevar las riendas del partido ante la presión insistente de los albirrojos que merecían más. De nuevo Iván lo probó en el 24′ tras un tiro desde la frontal que se marchó arriba. El Algeciras estaba bien, tanto que cada vez rondaba con más frecuencia el área cordobesista y acabó por adelantarse al filo de la media hora con un gol de Borja Vicent que metió la pierna tras el saque de una falta botada por Antoñito que el meta Alberto no acertó a atajar.

Lo más complicado ya se había hecho y la sensación que se palpaba sobre el verde artificial de la Ciudad Deportiva Rafael Gómez fue de que los de Fajardo si apretaban un poquito más podían hacerle más daño a un filial que no había propuesto nada en los primeros 45 minutos. De hecho, si el colegiado no señala una más que rigurosa falta de Pablo Ganet en el 38 cuando se plantaba solo ante el portero, se podía haber cantado el segundo.

Sea como fuere, el 0-1 con el que se fue el duelo a vestuarios hacía justicia a una más que convincente primera mitad del Algeciras en Córdoba. La cuestión es lo que pasó justo a continuación. Una desconexión total del equipo en veinte minutos dio al traste con todo el trabajo realizado a la perfección en uno de los feudos más complicados del Grupo X.

Los de La Menacha salieron literalmente dormidos de la caseta y los califales tardaron cinco minutos en empatar. Chuma recibió un pase dentro del área y golpeó con fuerza para empatar la contienda. Ni un segundo más tardó el preparador algecirista en mover ficha y dar entrada a Pipo para tratar de contener el centro del campo, pero ni por esas. En el 55′ Álex García golpeó al travesaño y seis después llegó la remontada tras otra jugada trenzada que Trabazo acabó metiendo con algo de fortuna.

2-1 en un visto y no visto. Ver para creer para un equipo que en apenas un cuarto de hora tiró por tierra el trabajo hecho durante la primera mitad. Y ahí entraron las prisas. El equipo quiso correr más que el cronómetro y entre las artimañas del equipo local y la poca puntería arriba -no se contabilizó una ocasión en los segundos 45 minutos- se acabó por naufragar.

Mucho balón en los metros finales en esa recta final e incluso una roja directa al cordobesista Luismi tras un golpe sobre Borja Vicent a ocho de la conclusión del encuentro pero sin peligro. El Algeciras acabó por estrellarse y encajar una dolorosa derrota que se vio muy cerca después de lo reflejado en una primera mitad más que meritoria. Se acabó el margen de error y desde la próxima semana se acabó el poder fallar si no se quiere tirar antes de tiempo la temporada.