El técnico del Club Deportivo San Roque, David Gutiérrez Guti, ha comparecido esta tarde en rueda de prensa para hablar de varios temas, en especial sobre el encuentro del domingo en Córdoba ante el Club Deportivo Ciudad Jardín, en el que será el primer duelo de la segunda vuelta del campeonato en la División de Honor Andaluza, aunque ha empezado hablando, tras ser cuestionado, del balance que hace de los primeros 17 encuentros de la liga.

Guti ha dicho que “habíamos hablado de que con unos 60 y pocos estará el ascenso este año, condicionado también si sube el segundo y el tercero pero el objetivo era estar en la mitad para estar cerca de los puestos de ascenso. Podíamos haber sumado algo más, partidos en los que merecimos algún punto más de los que logramos pero el balance es bueno porque desde principio de temporada hasta ahora mismo están entrenado y saliendo jugadores, bajas como la de Alexis de la Paz que no ha podido jugar casi toda la primera vuelta o el caso de Cristian Reyes, que ha jugado poco y es un jugador importante para nosotros, se han ido Copi, Fiera y Kike, y pese a los cambios hemos seguido compitiendo y estamos a dos puntos del tercero y con toda la segunda vuelta por delante y con los de arriba teniendo que venir aquí a jugar (excepto el Xerez DFC) pero creo que vamos a ser capaces de dar ese saltito y poder estar el año que viene en Tercera división”.

 

 

El cuanto al choque frente a los cordobeses, el preparador rojillo ha reconocido que, pese a que el rival “no ha ganado en casa” es un encuentro “trampa” aunque “han empatado con el Coria, el Conil… es decir, que le han sacado puntos a equipos de la parte alta. Los dos últimos partidos ha sacado sendas igualadas e incluso la semana pasada fallaron un penalti en el último instantes que le habría dado la victoria. No están en tan mala dinámica. Cuando jugaron aquí la primera vuelta no me parecieron tan mal equipo, que fuese a estar abajo, tratan de jugar el balón… Pero es que la categoría es muy difícil y si te metes abajo cada encuentro es una final y no podemos confiarnos”.