En un escenario reservado a ganadores de talla mundial y ante Jon Rahm, un rival de élite llevado en volandas por el numerosísimo público congregado en el Real Club Valderrama, Christiaan Bezuindehout se ha estrenado en el European Tour al adjudicarse la quinta edición del Estrella Damm N.A. Andalucía Masters, prueba que se disputa en el Real Club Valderrama. El sudafricano demostraba talento y una notable capacidad de recuperación al sobreponerse a las no pocas dificultades que se encontró a lo largo de la jornada y superar a sus rivales en una clasificación teñida del rojo y el amarillo de la bandera española.

Bezuindehout no rehuyó el cara a cara en ningún momento, pese a que sus primeros once hoyos fueron una auténtica montaña rusa. Después de arrancar con dos birdies consecutivos, el de Johannesburgo flaqueaba al encadenar cuatro errores en cinco hoyos y dejar la puerta abierta a sus rivales. Sin embargo, un meritorio putt para par en el hoyo 8 servía de punto de inflexión para la vuelta, y tres birdies a partir de ese punto dejaron el torneo muy decantado. Al final, fueron seis golpes de margen con respecto a sus más inmediatos rivales, una ventaja elocuente y bien gestionada que sirve para confirmar con un triunfo las cualidades que este joven astro sudafricano llevaba apuntando en los dos últimos años.

“Ha sido un día largo. Pinché en medio de la vuelta con tres bogeys seguidos y pensé ‘no voy a dejarlo escapar’. Mi caddie me mantuvo en el presente y eso fue fundamental. El punto de inflexión fue salvar el par en el 8 porque me volví a centrar”, recapitulaba el campeón, que contó con el apoyo de Zack Rasego, su caddie, y de sus familiares, pero también del público que acudió a disfrutar de su duelo con Jon Rahm. “Mi familia me ha enseñado a ser humilde en mi carrera, me han apoyado en todo y estoy aquí gracias a ellos, por eso es un momento tan especial. Me gusta jugar con mucho público, y esta semana el público ha sido fantástico conmigo.

Por detrás, los españoles más destacados batallaban contra Valderrama y salían bien parados del trance, pero la solidez de Bezuindehout no les dejaba demasiado margen de maniobra. El primero en situar una buena referencia en el marcador fue Álvaro Quirós, que se desquitaba de la vuelta sabatina con un 66 espectacular (con ocho birdies, una cifra impresionante en el Real Club Valderrama), mejor resultado de la jornada. El de Guadiaro culminaba así un Estrella Damm N.A. Andalucía Masters que le sirve de refrendo en un recorrido que conoce bien pero que hasta la fecha no había dominado en competición. Quirós, además, firma un segundo puesto después del tercero logrado en el BMW International Open y de las buenas actuaciones en las fechas previas del calendario, con lo que queda claro que esta versión reciente de Álvaro Quirós cada vez está más cerca de la que deslumbró a medio mundo hace no tanto.

“Cinco bajo par es el mejor resultado que he conseguido aquí en competición, a nadie le gusta terminar con bogey en el 18, pero es un gran resultado”, resumía el de Guadiaro. “Durante la mayor parte de mi carrera no he tenido en la mente aguantar la tarjeta. El año pasado no veía la luz al final del túnel y me preocupó bastante, incluso más que el año que la perdí. Este año no estaba tan lejos de hacer pocas. El putt era la asignatura pendiente, aunque mi objetivo era mantener la tarjeta. Si está garantizada, el siguiente paso sería meterse en los primeros play-offs del circuito”.