El sanroqueño Andrés Villena anotó ayer 11 puntos en la victoria del Club Voleibol Teruel que le ha dado el trofeo de campeón en la Superliga Masculina al imponerse por 0-3 en el tercer partido de la final a Unicaja Almería y que le da el segundo título consecutivo a los aragoneses.

Lo intentó pero no pudo un mermado Unicaja Almería forzar el cuarto partido de una final que ya tenía muy cuesta arriba y que se llevó finalmente Teruel en el tercer duelo (0-3) con un global de eliminatoria de 3-0 para proclamarse flamante campeón de la Superliga Masculina de Voleibol en tierras almerienses, donde la remontada local no fue posible. Los ahorradores, que no estuvieron a la altura de su oponente, se quedan sin poder sumar su 30º título nacional en un 2019 donde han celebrado su 30º aniversario desde su histórico ascenso a la máxima categoría del voleibol español.

Se sabía que el cuadro ahorrador no sería el mismo que fue en Los Planos una semana antes. El Moisés Ruiz, donde solamente había conseguido ganar Manacor en la presente campaña, rozó el lleno en las gradas y reactivó a los almerienses, que comenzaron enchufados el partido, yendo por delante en el marcador hasta el primer tiempo técnico, al que se llegó con un 12-8. El buen saque mostrado por los verdes en estos primeros compases del partido fue clave. Sin duda, es lo que echaron de menos en los dos primeros duelos ante los turolenses, esa efectividad. No obstante respondió en la misma parcela, desde el fondo de la pista, el visitante Fornés, que protagonizó al saque cuatro de los cinco puntos consecutivos que hizo el cuadro aragonés para ponerse, por primera vez, por delante en el luminoso (12-13).

Empezó a fallar Unicaja Almería, algo que no estaba gustando nada a Manolo Berenguel, que vio la amarilla por una protesta y también como se le podía ir el set a los suyos ante un Teruel que volvió a mostrar, como en los dos choques en su pabellón, su grandísimo potencial. Se encendieron las alarmas con el 18-21. Tres abajo el cuadro ahorrador en una recta final en la que los turolenses se estaban encontrando muy cómodos, pero los de Berenguel apretaron y levantaron hasta dos bolas de set, aunque perdieron el primero por 23-25 tras regalar un punto en un error defensivo garrafal de los que no deben cometerse en una final.

Con Teruel a solamente dos set de poder proclamarse campeones de la Superliga Masculina, al inicio de la segunda manga los almerienses mostraron demasiados errores, lo que hizo que Teruel tomara la iniciativa en el marcador. De nuevo los de Aragón estaban mostrándose muy cómodos, aunque la ventaja fue mínima hasta prácticamente el tiempo técnico (10-12). Llamó a la puerta Unicaja con Fayola al saque (14-15) y con dos bloqueos consecutivos ante Villena (15-15). Los almerienses reaccionaron cuando peor pintaban las cosas y se pusieron por delante (16-15). Se animaron los de Berenguel y despertaron al Moisés Ruiz. Sobre la cancha, más tensión. Varias decisiones polémicas del árbitro, que perjudicaron a los locales y las protestas provocaron la roja para Iribarne (17-19). De nuevo, pese a despertar en la recta final, Teruel se llevó el set por 23-25 y el título empezaba a pintarse ya de naranja.