La segunda jornada del Oman Open ha sido suspendida definitivamente hasta mañana, después de varias horas de retraso por culpa del fuerte viento, casi una tormenta de arena.

Álvaro Quirós no pudo salir ni tan siquiera a hacer su vuelta por las condiciones que marcaron el campo de juego.

Las condiciones estaban revueltas desde primera hora, pero la intensidad del viento fue en aumento, lo que obligó a la suspensión cuando sólo once jugadores habían finalizado su vuelta. También hubo algunos que estaban ya afrontando la recta final de su jornada, incluso con resultados claramente por debajo del par. Es el caso del danés Joachim B. Hansen (-6), que con un acumulado de -4 en 16 hoyos ha alcanzado el coliderato, junto a Kurt Kitayama (-6), que marchaba al par en el día después de trece hoyos.