FICHA TÉCNICA:

REAL BALOMPÉDICA LINENSE (1): Montoya; Expósito, Abel Moreno, Kibamba, Carrasco, Tarsi, Chico (m.58, Juampe), Sana (m.72, Ahmed), David Moreno, Pirulo, Bakari.

CLUB DEPORTIVO DON BENITO (3): Néstor Díaz; Álex Herrera, Trinidad, Javi Pérez, Mario Gómez, Zambrano, Abraham Pozo (m.80, José Manuel), Pepe Bernal, Gonzalo, Matheus Santana (m.71, Edgar Agudo), Sillero (m.87, Ricardo Durán).

ÁRBITRO: Amar Ahmed (Colegio Melillense). Amonestó por parte local a Carrasco.

GOLES: 1-0 (m.17, Buba Bakari); 1-1 (m.32, Matheus); 1-2 (m.70, Sillero); 1-3 (m.85, Pepe Bernal).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 37º jornada del Grupo IV de Segunda División B disputado en el Municipal de La Línea ante un millar de espectadores.

CRÓNICA: La Real Balompédica Linense ha cosechado este domingo su enésima desvergüenza seguida tras caer por 1-3 ante el Don Benito en un partido en el que los blanquinegros volvieron a adolecer de fragilidad atrás y de los mismos síntomas que en semanas anteriores y que han provocado la séptima derrota consecutiva y que su afición estalle contra un equipo irreconocible y al que por suerte, únicamente le queda una jornada para acabar la liga.

Llegaba un equipo jugándose la vida al Municipal que en los primeros minutos parecía de todo menos eso porque en la primera jugada con intención de los hombres de Jordi Roger, que actuaron con un trivote en el centro del campo, llegó el 1-0, obra de Buba Bakari que aprovechó una triangulación entre David Moreno y Pirulo para que el atacante estableciera un gol que aprovechó para taparse los oídos en la celebración, un gesto que no gustó nada a su hinchada.

Los extremeños asumían que tenían que dar un paso adelante y lo dieron con el empate a la media hora, obra de Matheus Santana que ejecutó un libre directo a la perfección que se estrelló en el travesaño y en la espalda de Javi Montoya para significar el 1-1. Prácticamente no hubo más presencia de los blanquinegros sobre el área defendida por Néstor Díaz. Ni tan siquiera en la segunda mitad, porque ni los cambios -que sólo hizo dos- dieron otro aire a un equipo mentalmente fundido.

El Don Benito se creció en el segundo acto frente a una Balona muy hundida en lo anímico y aprovechó para romper el partido con dos chispazos de Sillero y Pepe Bernal que supusieron el triunfo de un equipo que da un paso importante hacia la salvación frente a los de Roger que piden a gritos el final de la liga tras establecer la peor racha de su historia en Segunda B con siete derrotas consecutivas.