La Balona no pasa del empate (0-0) ante Las Palmas Atlético y sigue floja en casa

Los albinegros encadenan su tercer empate sin goles en su feudo

Un momento del partido. / FOTO: UDLP

FICHA TÉCNICA:

REAL BALOMPÉDICA LINENSE (0): Nacho Miras; Bryan Barrios (m.74, Tato Díaz), Din, Mikel Fernández, Sergio Rodríguez, Coulibaly (m.86, Javi Forján), Koroma (m.63, Peque), Ñito, Chironi, Luis Alcalde y Pito Camacho.

LAS PALMAS ATLÉTICO (0): Sergio Puig; David Vicente, Dani Martín, Juan Rodríguez, Sergio Cardona, Pol Salvador (m.42, Iñaki Elejalde), Manu Alemán, Joel del Pino, Juanfe (m.90, Samuel), Satoca, Pau Miguélez (m.74, Fran Carmona).

ÁRBITRO: González Sánchez, de Guadalajara. Amonestó por parte local a Tato Díaz, Coulibaly y por parte visitante a Juan Rodríguez, Pau Miguélez, Dani Martín, Sergio Cardona y Manu Alemán. Expulsó por parte visitante a Joel en el minuto 70 por roja directa.

SIN GOLES.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la sexta jornada del subgrupo 4-A de Segunda División B disputado en el Estadio Municipal de La Línea a puerta cerrada.

CRÓNICA: La Balona de Calderón no termina carburar. Al menos en el Municipal de La Línea, escenario en el que este domingo ha encadenado su tercer empate consecutivo a cero goles. Tantos como partidos lleva disputados. Hoy, además, ante uno de los equipos más flojos de la categoría como Las Palmas Atlético que apenas inquietó la meta de Nacho Miras y que celebró el punto logrado como si de la salvación se tratase.

Los blanquinegros incluso desaprovecharon los veinte minutos que jugaron con un futbolista más en el terreno de juego tras la expulsión del amarillo Joel (70’). Pero ni por esas. El equipo de Antonio Calderón es un equipo plano, previsible y al que se le nublan las ideas en tres cuartas partes de cancha. Su línea de tres fue un querer y no poder. Koroma no tiene desborde, Luis Alcalde es una sombra del futbolista que fue la pasada temporada y de Ñito apenas se sabe, más que lo intenta pero casi siempre sin éxito.

Complicada tarea con esos mimbres. Así que, en una primera parte para olvidar, apenas se contabilizaron llegadas de la Balona. Pito Camacho, con un tímido disparo que se estrelló en el lateral de la red, y el propio Ñito con un remate alto. Y parte usted de contar. De Las Palmas, si acaso algún disparo lejano sin peligro.

En la segunda mitad la lluvia fue protagonista. Vaya diluvio. Los albinegros sí pisaban campo contrario pero lo hacían con demasiadas imprecisiones. Y poco atino había entre los del medio y los de arriba. Calderón comenzó a meter delanteros (más por obligación que por convinción) pero no terminaba de dar con la tecla. Reflejo de lo que está siendo para él la temporada.

Din Alomerovic lo intentó de falta directa en el 59’, pero su remate lo repelió el portero de Las Palmas. Y en el 70’ llegó lo que parecía un antes y un después: la expulsión del visitante Joel. La Balompédica se echó arriba con las entradas de Tato Diaz o Javi Forjan, pero ni con un disparo alto de este último ni con las intentonas nuevamente de Ñito (79’9 o Chironi (82’) pudo llegar el gol.

Ese gol con el que la Balona está divorciada desde que comenzó la liga en el Municipal. Habrá que resetear cuanto antes y cambiar la dinámica.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + uno =

Ir arriba