Delirio algecirista en Sanlúcar (0/2)

Los albirrojos, muy efectivos, rompen su mala racha a domicilio

FICHA TÉCNICA:

ATLÉTICO SANLUQUEÑO CLUB DE FÚTBOL (0): Falcón; Navas, Javi Duro, Lolo González, Pedro Martín (Canillas, 82’), Azkue, Miguelete (Barrios, 62’), Hassane (Javi Navarro, 45’), Toni García (Güiza, 62’), Alfonso y Ramón Riego (Armental, 45’).

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL (2): Pol Tristán; Duarte (Robles, 88’), Mariano, Figueras, Tomás; Tresaco (Serrano, 60’), Villapalos, Pepe Mena, Bueno (Borja, 66’), Romero (Peris, 66’); Roni (Yannis, 88’).

ÁRBITRO: Orellana Cid, de Sevilla. Amonestó a los locales Lolo González (90’) y a los visitantes Mariano Gómez (15’), Tomás Sánchez (54’) y Javi Duarte (71’).

GOLES: 0-1. Minuto 25. Roni. 0-2. Minuto 45. Tresaco.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 25º jornada del Grupo 2 de Primera RFEF disputado en El Palmar ante unos 1.500 espectadores.

CRÓNICA: El Algeciras ya sabe lo que es ganar de nuevo fuera de casa y que mejor manera de reencontrarse con la victoria que delante de mil aficionados, que van a calentar a no sé cuántos mil para recibir el derbi del próximo domingo en el Nuevo Mirador.

El Algeciras ha sido en Sanlúcar un equipo reconocible, seguro, sobrio y con una pólvora arriba que no se recordaba desde hace mucho tiempo. Iván Ania, preparador albirrojo, no ha querido arriesgar a Renato Santos, con molestias de espalda, y ha optado por situar a Tresaco por la derecha, Romero desplazado a la izquierda, Bueno como novedad por detrás de Roni y este último arriba.

El resultado ha sido un derroche atacante ante el cual el Sanluqueño no ha podido hacer nada y menos aún con un Villapalos entonado en el medio campo haciendo de stopper ante la ausencia de Iván Turrillo por sanción y con Jordi Figueras y Mariano Gómez en el centro de la defensa sin pasar apuros. Ania quiere dar continuidad a Figueras, que está bien, y el sacrificado ha sido Nico. De Mariano sobra los comentarios. Es titular indiscutible.

Así las cosas, Roni ha podido marcar en el primer minuto del encuentro tras una jugada que ha acabado con un cabezazo fuera con toda la portería para mandar el balón al fondo de la red. Excepto algunos minutos en el ecuador del primer tiempo con más presencia en el área albirroja poco más se puede decir de un Sanluqueño muy agotado tras el tercer partido esta semana.

El Algeciras ha pasado a los de El Palmar por la derecha y por la izquierda y, claro está, el gol tenía que llegar en cualquier momento. Roni pedía más tino en los pases filtrados y dicho y hecho. El delantero del Algeciras batió a Falcón de disparo cruzado desde la izquierdas en el 25’ tras en servicio de Alberto Bueno, que quiere jugar por detrás de Roni y parece que no se equivoca en su petición.

A partir de ese momento la tormenta del Algeciras sobre el área del Sanluqueño ha sido cada vez más perfecto, dominio, toque, llegada y más y más y más hasta que Tresaco, en el minuto 45 del primer tiempo, ha cabeceado solo al fondo de la red tras un balón rechazado por el guardameta Falcón tras un remate de Roni.

Sin tarjetas, todos entonados, buen juego y…milagro. La actuación de Orellana Cid ha sido acertada porque, si bien no ha tenido demasiadas complicaciones, ha sabido parar el juego duro del Sanluqueño, la única manera de frenar a un Algeciras que iba en quinta velocidad.

Manolo Sanlúcar, que se reencontró con su Algeciras, se la jugó en la segunda parte, lo que quedaba otra y dio entrada a Javi Navarro y Armental en busca de, al menos, una igualada, pero el Sanluqueño fue un quiero y no puedo.

La única ocasión clara del conjunto de casa ha sido un mano a mano de Javi Navarro ante Tristán que se ha resuelto con el disparo fuera del verdiblanco con toda la portería para acortar distancias en el marcador a los 68 de partido.

Si bien es cierto que el Sanluqueño tuvo más tiempo la pelota, no lo es menos que no le valió para nada. Armental en el descanso, Güiza mediada la segunda parte, Canillas a falta de diez minutos para el final. Ni toda la munición del mundo le valdría al Sanluqueño porque el problema ha sido el fútbol y no la pólvora, pese a que Azkue disparó al palo en el minuto 83.

Las entradas de Serrano, Borja y Peris han dado frescura a un Algeciras que ha tenido su ataque más peligroso en el minuto 85 con una galopada de Borja desde su campo que ha acabado con el algecirista extenuado en el área rival y donde le valió mostrarse férreo en su parcela para aguantar un triunfo que le da la vida antes del partido más bonito del año.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.