El Algeciras se borra del mapa en el Colombino (3-0)

El conjunto albirrojo vuelve a firmar un encuentro sonrojante a nivel defensivo frente al Recreativo de Huelva
Iván intenta llevarse el balón durante el encuentro / Foto: DAM

FICHA TÉCNICA: 

R.C. RECREATIVO DE HUELVA (3): Rubén Gálvez, Sergio Díez, Gálvez (Trapero, 82’), Rubén Serrano, Luis Alcalde, Josiel Núñez (Iturraspe, 87’), David del Pozo, Pablo Caballero (De la Rosa, 70’), Raúl Navas, Antonio Domínguez (Bustos, 70’) y Rahim.

ALGECIRAS C.F. (0): Marcos Lavín, Yac Diorí, Admonio, Juan Rodríguez, Borja Fernández, Eric Montes (Sardinero, 74’), Mario García, Iván (López Pinto, 66’), Diego Esteban, Sergio Santos (Roldán, 66’) y Zequi (Cueto, 74’)

ÁRBITRO: Usón Rosel, del colegio aragonés. Amonestó a los jugadores locales y a los visitantes Admonio (16’ y 73‘) y Marcos (63’).

GOLES: 1-0. Minuto 46. Del Pozo. 2-0. Minuto 65. Pablo Caballero. 3-0. Minuto 87. Álvaro Bustos.

INCIDENCIAS: Trigésimo sexta jornada de Liga en el grupo II de Primera Federación. Nuevo Colombino. 

CRÓNICA:

El Algeciras CF encaraba el primero de los tres compromisos definitivos del campeonato liguero tras haber hecho los deberes en la jornada anterior y firmar la esperada permanencia por una temporada más en la Primera Federación. Por delante, la visita al feudo de un Decano del fútbol español que señalaba el encuentro como su última bala para mantener vivas sus posibilidades de entrar en la promoción de ascenso.

El técnico Lolo Escobar dio pie a un cambio de sistema en el conjunto albirrojo, ante la ausencia de los dos laterales zurdos, pasando a línea de tres centrales en la zaga y carrileros por bandas. Primeros minutos de tanteo, con el Algeciras cediendo facilidades en la salida de balón a un Recreativo de Huelva que protagonizaba los primeros disparos del encuentro. Marcos Lavín salvaba un mano a mano de los onubenses tras varias pérdidas de la defensa.

Los algeciristas intentaban acaparar la posesión de balón, pese a no generar peligro en campo contrario. El Decano disfrutaba de ataques en profundidad con los defensores rojiblancos totalmente desconectados. Marcos Lavín volvía a erigirse como el sostén del Algeciras sacando una mano espectacular a un disparo a bocajarro del Recreativo dentro del área, que tuvo varias ocasiones para adelantarse antes del minuto 25 de juego.

El partido parecía abrirse por momentos, beneficiando a un Algeciras insípido a la hora de elaborar en campo contrario que tuvo su primera oportunidad con un remate de Zequi que rechazaba Rubén Gálvez. En una media hora espectacular a nivel individual, el cancerbero algecirista se convertía en el héroe del partido con una nueva parada de mérito ante Antonio Domínguez para mantener intacta la portería a cero.

La sensación de desorden y fragilidad tras pérdida era la tónica dominante de la primera parte en el lado albirrojo, añadiendo la incapacidad de generar peligro en la meta albiazul. El colegiado señaló el camino al túnel de vestuarios tras unos 45 minutos soporíferos por parte de ambos equipos y con el cancerbero algecirista como salvador ante un Decano que, pese al juego, tuvo más y mejores oportunidades.

En una salida a la segunda parte inadmisible por parte del Algeciras, el guion del partido se extendió unos segundos más para que el Recreativo aprovechara un nuevo regalo producto de la desconcentración defensiva. David del Pozo ponía a los suyos por delante en el marcador nada más reanudarse el duelo, tras colarse libremente entre los tres centrales albirrojos.

El Algeciras intentaba recuperar sensaciones acaparando la posesión del balón en los minutos posteriores al tanto encajado. Sin embargo, la defensa algecirista volvía a hacer aguas en la retaguardia para observar cómo los onubenses ponían tierra de por medio en el electrónico en un partido sonrojante atrás como dinámica habitual de las últimas fechas. El veterano Pablo Caballero se encargaba de aumentar diferencias a placer.

Con el Recreativo incluso buscando el tercero, los albirrojos se quedarían con uno menos a falta de 15 minutos para el final tras la expulsión de Admonio quien derribó a un rival en la frontal del área teniendo ya amarilla. El encuentro se convertía en una penitencia en la que el Algeciras simplemente hacía acto de presencia para evitar la goleada en tierras onubenses, un equipo totalmente roto a estas alturas del partido.

Cuando el duelo parecía no tener nada más que ofrecer, el Recreativo puso la puntilla en agradecimiento a los continuos regalos de un Algeciras anti-competitivo en el Nuevo Colombino. Desastre colectivo de los albirrojos, que se quedaron como estatuas para ver cómo Álvaro Bustos elevaba a tres la cuenta recreativista. Nueva goleada encajada por el equipo de Lolo Escobar en un final de campaña catastrófico y denigrante. 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram