¿Qué ha cambiado en el Algeciras?

Los de Ballesta vuelven a convertirse en un equipo frágil atrás y con fisuras

Yelko persigue el balón. / FOTO: DAM

El Algeciras ha vuelto a convertirse, por tercera semana consecutiva, en un equipo que es tan bueno con sus rivales que le regala goles por partidos. Y así es muy complicado querer sacar nota en el primer reto de la temporada llamado Primera RFEF.

Los hombres de Salva Ballesta han pasado de ser un armatoste totalmente sólido y fiable en la primera vuelta de la competición a cometer errores impropios de un equipo aspirativo.

Cuatro partidos consecutivos encajando goles son el fiel reflejo del qué y el cómo de un Algeciras al que le están fallando las formas. Esto es fútbol, pero lo que no es de normal es que un equipo práctico y al que no le inquietaba el pegar un pelotazo cuando tocaba, ahora se empeña en sacar la pelota limpia desde atrás con el consiguiente riesgo que ha conllevado ya más de un gol en contra.

Una vuelta a los orígenes cuando faltan aún cuatro jornadas por delante para el final de la primera fase pueden ser el mejor bálsamo para una plantilla que sigue a tiempo de enmendar sus fallos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + doce =

Ir arriba