Tres penaltis en contra y una cantada de Lopito hunden al Algeciras en Mérida (4-2)

Los rojiblancos suman ocho jornadas sin ganar y están penúltimos

Un momento del encuentro esta tarde / Foto: AAM

FICHA TÉCNICA:

MÉRIDA ASOCIACIÓN DEPORTIVA (4): Javi Sánchez; Mario Gómez, Álex Jiménez, Javi Chino, Emilio Cubo, Poley (m.62, Del Castillo), Santi Villa, Jesús Mena, Melchor, José Gaspar (m.82, Héctor), Espinar (m.71, Pino).

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL (2): Lopito; Choco, Benítez, De Castro (m.52, Antonio Sánchez), Braganza (m.62, Tote), Cerpa, Caturla, Almenara, Antoñito, Domínguez, Karim (m.75, Jardel).

ÁRBITRO: González del Campo López-Menchero (Colegio Castellano-Manchego). Amonestó por parte local a Emilio Cubo, Poley, Javi Chino y por parte visitante a De Castro, Domínguez, Choco, Cerpa. Expulsó por parte local a Álex Jiménez con roja directa en el minuto 43.

GOLES: 0-1 (m.30, Antoñito); 1-1 (m.34, Santi Villa, de penalti); 2-1 (m.43, Santi Villa, de penalti); 2-2 (m.68, Antonio Sánchez); 3-2 (m.76, Pino); 4-2 (m.87, Santi Villa).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 13º jornada del Grupo IV de Segunda División B disputado en el Estadio Romano ante unos 2.000 espectadores.

CRÓNICA: El Algeciras está en ese momento de la temporada en el que monta un circo y le crecen los enanos. Una situación que ha vuelto a repetirse este domingo después de ver como un rival como el Mérida le ha endosado un contundente 4-2 a los algeciristas sin haberse acercado en más de dos aproximaciones al área de Lopito a los seis minutos de juego.

Es difícil volver a explicar como el conjunto dirigido por Emilio Fajardo encaja un revés sin ser inferior a su rival pero entre el despropósito de arbitraje del colegiado González del Campo unido a la torrija que tienen los de La Menacha en la parcela defensiva han provocado que los de La Menacha encajasen hasta tres goles de penalti y uno en un fallo garrafal de un Lopito que aún no se explica.

El partido se disputó bajo un auténtico diluvio en el Estadio Romano de Mérida y fueron los locales los que lamentaron dos ocasiones en los primeros instantes sin inquietar más durante el primer tiempo el área albirroja. El guión era el esperado, más pelota para los albirrojos que llevaban la iniciativa ante un rival muy defensivo y que con el paso de los minutos fue bajando sobre la cancha.

Choco probó a Javi Sánchez en el 16′ en un disparo muy tímido y cuatro más tarde fue Antonio Domínguez el que lo intentó en un golpeo desviado. Estaba bien plantado el Algeciras que llevaba la voz cantante y que se adelantó a la media hora con un gol de Antoñito definiendo a la perfección una entrega de Karim dentro del área. Lo que desde ese minuto 30 hasta el 45 sucedió es casi indescriptible porque si bien en el 32′ la grada local reclamó penalti por unas posibles manos, el árbitro empezó su show particular pitando una pena máxima dos después.

Santi Villa empató la contienda y en el 38′ Antoñito lamentó el segundo en un remate al travesaño cuando el algecireño lo tenía todo a su favor. A tres del descanso, otro penalti, que también encartaba Villa instantes antes de que el árbitro se encargase de compensar mandando a la ducha antes de tiempo al central Álex Jiménez tras una dura entrada por detrás al ’10’ albirrojo. Con ese 2-1 tan sorprendente ambos equipos enfilaron el túnel de vestuarios.

Tras el paso por la caseta el césped del Romano empezó a acusar la lluvia caída con numerosos charcos que dificultaban la práctica del juego. Pese a ello, el Algeciras era superior con balón y con uno más y no tardó en ver como el partido se le podía poner de cara con un penalti en el 56′ por una caída de Karim dentro del área. Domínguez, como hace siete días, cogió la responsabilidad pero erró el lanzamiento manteniendo la ventaja local.

El Mérida se mantenía en el encuentro como podía defendiendo con uñas y dientes el marcador pero el 2-2 cayó a los 68 minutos con un tanto de Antonio Sánchez metiendo la puntera a centro de Antonio Domínguez. Se hacía justicia a lo visto sobre la hierba pero por mucho que el equipo se vino arriba incluso con la entrada de Jardel por Karim faltaba la guinda del pastel.

Llegó en el 77 de partido cuando un balón sin aparente peligro que parecía factible para Lopito hizo que el jienense se confiara con una pelota que tocó la parte superior del larguero y en el rechace Pino metiese la cabeza sin oposición para hacer el tercero. Ver para creer. Y claro, para redondear la tarde de perros aún quedó otro sonrojo más con el tercer penalti de la tarde señalado ahora a Cerpa por unas posibles manos dentro del área. Santi Villa hizo su hat-trick y sentenció la contienda.

Otra jornada más para sin ganar para el Algeciras, y ya van ocho, que mantienen a los rojiblancos en zona de descenso con una pésima racha a nivel defensivo y con la necesidad de un cambio urgente para poder enmendar esta tendencia tan negativa.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × cuatro =

Ir arriba