Un fallo defensivo echa por tierra el buen partido del Algeciras en Andorra (1/0)

El conjunto de Ania, serio y seguro excepto en un saque de esquina en el 58´

FICHA TÉCNICA:

FÚTBOL CLUB ANDORRA (1): Nico Ratti; Vilanova, Marc Aguado, Dani Morer, Zourdine (Fernández, 60´), David Martín (Hevel, 78´), Manu Nieto (Enrí, 61´), Martí Vilà (Eudaldos, 35´), Rubén Bover (Molina, 77´), Ivan Gil y Álex Pastor.

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL (0): Iván Crespo; Álex Robles (Mariano, 84´), Jordi Figueras, Van Rijn, Tomás; Ferni, Pepe Mena, Borja Fernández (Juan Serrano, 80´), Álvaro Romero, Leiva (Duarte, 74´); Roni.

ÁRBITRO: López Parra, de Cantabria. Amonestó por parte local a y por parte visitante a Ferni (35´), Figueras (41´) y Mena (61´).

GOL: 1-0. Minuto 58. Pastor.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 21º jornada del Grupo 2 de Primera RFEF disputado en el Estadi Nacional d’Andorra ante unos 500 espectadores.

CRÓNICA: El Algeciras ha vuelto a caer a domicilio después de sucumbir por la mínima en su visita al Andorra tras un partido serio de los de Iván Ania que se van de vacío tras un fallo defensivo en un saque de esquina.

Con un once algo más revolucionario que el de otras semanas sin la presencia en defensa de Robin ni Mariano así como con Iván Turrillo en el banquillo, los albirrojos salieron bien al campo del Estadi Nacional.

Tomás avisó con un intento centrado en el 5 en el primer acercamiento de los de La Menacha que vieron como el local Rubén Bover replicaba con un disparo desde fuera que blocaba abajo un Iván Crespo serio durante toda la tarde. El partido estaba igualado, casi casi donde quería el Algeciras pero donde había excesivo respeto.

Unos no se decidían a apretar arriba y los otros tampoco se arriesgaban a salir de atrás para ir a por todas. Así pasó un primer tiempo sin pena ni gloria donde todo quedaba abierto de cara a la segunda mitad.

La reanudación dejó una doble ocasión para un Algeciras que quiso ir a por el gol visto lo visto. Leiva remató sobre la meta de Ratti obligando al meta a mandar a córner y en el rechace posterior Robles golpeaba sin pena ni gloria. Corría el 55. Pues dos después, el 1-0 que encima llegó de la forma que más enfadó a Ania, a balón parado.

Ya lo declaró en sala de prensa: ‘No nos podían ganar aquí a balón parado’, y así fue tras un saque de esquina que tras un rechace se alojó en el fondo de la red y ponía por delante a los del Principado. A partir de ahí, a correr tras el balón.

Los rojiblancos, hoy más de blanco que nunca, acusaron el gol durante esos primeros instantes posteriores al tanto pero tuvieron en las botas de Roni el empate en el 70’ con un disparo del ‘9’ que lo escupió el poste cuando se colaba.

Fue lo último potable en ataque de un Algeciras que murió con las botas puestas pero que se marcha con un sabor agridulce de tierras andorranas tras haber competido a la altura pero lamentando haber dejado escapar una oportunidad inmejorable de dar un golpe encima de la mesa.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.