El Guadiaro vuelve a superar al Algeciras B (0-2) y jugará la final por el ascenso

Los de La Unión pasan la eliminatoria con un contundente 3-0 en el global

FICHA TÉCNICA:

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL B (0): Peluco; León, Juanma, Curro, Oli, Iker, Denis, Bryan, Pimienta, Estacio y Christian. También jugaron: Castellanos, Quincy, Mati y Recaño.

CLUB DEPORTIVO GUADIARO (2): Cristian; Alberto, Álvaro, Keke, Luisma, Selu, Álex, Solís, Jaime, Ali y Gerson. También jugaron: Paredes, Fabián, Moha, Sergio, Coronil y Nico.

ÁRBITRO: Vargas Pinteño. Amonestó por parte local a Bryan, Curro y Christian, y por parte visitante a Gerson, Ali, Jaime y Selu. Expulsó por doble amarilla al local Bryan.

GOLES: 0-1 (Jaime, min. 68), 0-2 (Selu, min. 78).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vuelta de las semifinales de la fase de ascenso a División de Honor disputado en el Nuevo Mirador.

CRÓNICA: El CD Guadiaro se ha clasificado a la final de la promoción de ascenso a División de Honor tras superar en la eliminatoria al Algeciras B por un marcador global de 3-0. Los guadiareños se han impuesto este domingo por 0-2 al filial algecirista en el partido de vuelta en el Nuevo Mirador.

Los de Rafa García parecían mostrar una versión completamente distinta a la vista en el partido de ida. Con el apoyo de un Nuevo Mirador ambientado con las aficionados de los dos conjuntos, los locales dominaban el ritmo del juego y la posesión. Pimienta era el artífice del desborde albirrojo durante una primera parte en la que los locales fueron muy solidarios a nivel colectivo, con recuperaciones rápidas e impidiendo al Guadiaro pasar apenas de medio campo.

Pese a la iniciativa algecirista con el esférico, las ocasiones apenas sucedían sobre el césped del feudo albirrojo aunque resultaban ser claras cuando se daban. Cayendo la mayoría del lado del Algeciras, los locales pudieron adelantarse por parte de las botas de sus hombres más destacados en ataque. Un disparo cruzado de Pimienta se marchaba fuera rozando la portería y Bryan se quedaría cerca de encuadrarla en un lanzamiento de falta.

Por su parte, los guadiareños insistían con el remate lejano, incluso obligando actuar a Peluco en ciertos momentos. Viendo las dificultades de incidir dentro del área contraria ante la solidez defensiva de los contrarios, era la única baza que podían mostrar. Poco antes del intermedio, el algecirista Denis vería cómo Cristian le sacaba una mano salvadora a su disparo dentro del área para evitar la igualada albirroja, que resultaría en la mayor jugada de peligro de la primera mitad.

El Algeciras volvía a insistir en ataque después del descanso, con la necesidad de meterse en la eliminatoria y con la sensación de haber estado mejor que los de Sergio Mena, pese a no haberles hecho sentir incómodos. Los algeciristas utilizaban las bandas como sus mejores puntos de incidencia, llegando al interior del área visitante en numerosos intentos consecutivos. Parecía que los de Rafa García estaban rozando el tanto con la yema de los dedos.

Sin embargo, llegaría el punto de inflexión en el encuentro. Cristian se vestía de superhéroe para hacer una de las paradas de la temporada a Denis, quien remató a bocajarro mientras muchos ya celebraban el tanto algecireño. El cancerbero guadiareño se erigía como el héroe de los de Sergio Mena, que comenzaron a carburar siguiendo un fenomenal plan de partido. Y es que, tras un mal rechace de la zaga albirroja, el Guadiaro aumentaría distancias en la eliminatoria gracias a un tanto de Jaime.

El gol visitante dañó a un Algeciras mucho más plano y confundido, ahora obligado a remar con dos goles de desventaja. Aunque la distancia seguía siendo salvable, la realidad es que los guadiareños se hicieron con el control del ritmo del juego ante la pasividad algecirista en ataque. El Guadiaro no daba la sensación de que la eliminatoria se le podría escapar, arropados por una afición que se hizo oír en el Nuevo Mirador.

Cuando todavía quedaba un atisbo de esperanza para los albirrojos, Selu se encargó de finiquitar el pase del Guadiaro a la final de la promoción de ascenso con un gran gol de falta directa que entró con fantasía por la escuadra defendida por Peluco. La amplia diferencia en el marcador y las sensaciones sobre el césped, regalaron un final de partido muy plácido para los pupilos de Sergio Mena, que jugaron con uno más en los últimos minutos tras la expulsión del local Bryan.

El Guadiaro finiquitaba su merecida clasificación con una contundente victoria en suelo algecireño y disputará la final por el ascenso a la División de Honor contra el Cádiz C. Después de que el filial gaditano venciera por la mínima al Jerez Industrial, los guadiareños seguirán luchando por cumplir con la gesta en la temporada de su 50º aniversario.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram