Algeciras, así no hay nada que hacer

Décima jornada de doce que los albirrojos encajan gol
Amoah ante un contrario. / FOTO: DAM

Es complicado pensar que este Algeciras puede tener soluciones a corto plazo cuando el equipo se desmorona en cuanto encaja un gol.

La fragilidad defensiva en determinados momentos que cuestan goles como churros han vuelto a penalizar en demasía al equipo de Iván Ania al que, si bien no se le puede reprochar nada en una primera mitad donde prácticamente lo ha bordado a excepción del gol, sigue teniendo errores de bulto.

El 1-0 ha llegado por una falta de contundencia alarmante de Van Rijn mientras que en el segundo la línea de presión brilló por su ausencia.

En definitiva, regalar goles como caramelos en la puerta de un colegio. Otra semana más.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram