El Algeciras perdona cinco mano a mano frente al UCAM (1/1)

El meta Biel Ribas, el mejor ante un Algeciras excelso en la segunda mitad
Romero marca el gol del empate / DAM

FICHA TÉCNICA:

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL (1): Vallejo, Alcázar, Figueras (Fran Serrano, 15′), Yago (Barrera, 59’), Iván, Almenara, Canillas, Lafarge, Armando (Yelko, 93’), Romero y Llinares.

UCAM MURCIA CLUB DE FÚTBOL (1): Ribas, Liberto, Víctor (Chacartegui, 34’), Charli-Dean, Josete, De Vicente, Jordi Sánchez (Aketxe, 45’), Santi Jara (Xemi, 60’), Alberto Fernández (Jannick, 60’), Adri León (Javi Moreno, 69’) y Johan.

ÁRBITRO: Caparrós Hernández, del colegio valenciano. Amonestó a los jugadores locales Yago Pérez (35’) y Almenara (72’) y a los visitantes Jordi Sánchez (40’). Mostró amarilla (78’) a Juan Maraver, segundo entrenador albirrojo.

GOLES: 0-1. Minuto 26. De Vicente. 1-1. Minuto 69. Romero, de penalti.

INCIDENCIAS: Tercera jornada de la fase por el ascenso a Segunda A en el grupo IV de Segunda B. Nuevo Mirador. Ochocientos espectadores.

CRÓNICA: Cuando el mejor de tu equipo es el portero es que algo bien habrá hecho tu contrario. Eso deben pensar en Murcia después del recital de su guardameta Biel Ribas que salvó la derrota de los suyos en el Nuevo Mirador tras igualar 1 a 1 ante el Algeciras.

No pudo hacer más por ganar el equipo de Salva Ballesta que volvió a recuperar esa versión de equipo intenso y solidario y que mereció más a los puntos ante un plantillón. En un once con novedades como la presencia de Alcázar en el lateral derecho, Llinares en el izquierdo en detrimento de Dani Espejo y Figueras retornando al eje de la zaga por Fran Serrano, los albirrojos habían pasado 30 segundos cuando ya avisaron con un zapatazo de Álvaro Romero que escupió el poste de la meta del UCAM Murcia.

El partido tuvo carácter de play-off prácticamente. En el 8′ era Liberto el que remataba casi sin querer un centro pasado al segundo palo que se perdía junto al poste y acto seguido, nueva lesión de Jordi Figueras que sentía un pinchazo en la misma zona de la lesión de la cual ya se encontraba restablecido y que le obligaba a abandonar el terreno de juego.

Pasaban pocas cosas en el tramo medio del primer tiempo porque el UCAM quería. Los pupilos de José María Salmerón se dedicaban a sestear y a jugar a su ritmo pero con más control de juego sabedores de la capacidad goleadora de la que disponen y de la que hicieron gala a los 26 minutos con un zapatazo inapelable de Rafa de Vicente desde fuera del área que se coló como un misil por la meta de Guille Vallejo.

Le tocaba reaccionar al Algeciras en un marco de partido que ya estaba donde los visitantes querían. Pero no desistió el cuadro de Salva Ballesta que tuvo en Canillas a su única referencia arriba y por el cual pasaron las dos mejores ocasiones antes del descanso. Una en un remate centrado en el 34′ y al minuto siguiente con un mano a mano que evitó Biel en su primera intervención de mérito de la mañana.

Tras el paso por la caseta los rojiblancos volvieron a meterle intensidad pero no tanta profundidad y, ante un calor de justicia, se veía claro que había que mover algo en el centro del campo. Barrera por Yago Pérez en el minuto 59 para buscar algo más de conexión en la zona ancha. Porque al UCAM Murcia no le incomodaba ese escenario de esperar replegadito a que fuera su rival el que atacara.

Pero enfrente se encontró a un equipo muy vivo este domingo y que hizo un tramo final de partido memorable. En el 66′ Biel Ribas metió una mano aún no se sabe de donde a un testarazo de Almenara a la prolongación de un saque de esquina y al momento, penalti. Claro derribo sobre Álvaro Romero que el colegiado decretó como penalti y que el sevillano se encargó de transformar a lo ‘panenka’ poniendo las tablas en el marcador.

Ahí empezó otro partido en el que, más allá de un disparo del universitario Javi Moreno alto, lo demás pasó para el bando de La Menacha. Almenara, incansable, volvió a lanzar sobre el portero en el 82′ y al minuto siguiente de nuevo atajó otro intento a quemarropa de Canillas desde el punto de penalti. No había manera de batir al portero ucamista que fue el mejor de los suyos.

El quiero y no puedo de los algeciristas no se vio recompensado con la victoria pero sí con un punto para seguir en la batalla por estar en ese play-off de ascenso a Segunda a falta de tres jorandas para el final de la segunda fase.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Noticias con rigor
Sanse 1 Algeciras 3
publicidad