Algeciras, no hay quien te pare (2/1)

El cuadro de Ballesta sufre de lo lindo, pero ya es líder invicto

Celebración del 2-1. / FOTO: DAM

FICHA TÉCNICA:

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL (2): Guille Vallejo; Melchor (Coronil, 76′), Lafarge, Fran Serrano, Dani Espejo; Alcázar (Yago Pérez, 58′), Iván Turrillo, Corbalán, Juan Serrano, Llinares; Álvaro Romero (Mendes, 87′).

UNIÓN DEPORTIVA TAMARACEITE (1): Nauzet; Aythami, Albeto Rodríguez, David García, Eros Delgado (Asdrubal, 62′), David González, Quintero, Casais, Julio Báez (Alexis Ramos, 69′), López Silva y Jordan (Juan Andrés, 89′).

ÁRBITRO: Muñoz Piedra, de Madrid. Amonestó por parte local a Melchor (70′), Guille Vallejo (74′) y por parte visitante a Aythami (21′), David García (26′) Eros Delgado (33′), David González (39′) y Alexis Ramos (90′).

GOLES: 0-1. Minuto 24. Marc Llinares. 1-1. Minuto 41. Jordan.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la quinta jornada del subgrupo A del Grupo IV de Segunda B disputado en el Nuevo Mirador ante 400 espectadores.

CRÓNICA: No hay quien pare a este Algeciras. Nuevo triunfo del conjunto algecirista en un partido, como no podía ser de otra forma, muy sufrido ante un Tamaraceite que vino al Nuevo Mirador a hacer su fútbol pero que no ha podido parar al vendaval de los de Ballesta.

El partido comenzó con mucho dominio para el Tamaraceite. Los canarios llevaban el control de la posesión durante los primeros minutos en un guión que, sin terminar de incomodar a los de rojo y blanco, no les permitía sentirse agustos sobre la hierba.

De hecho la primera llegada del partido fue para el cuadro canario que en un voleón de Alberto Rodríguez dentro del área que Vallejo se quitó de encima como pudo en el minuto 10. Le costó adaptarse al escenario de partido previsto ante un rival que manejaba y manejaba la pelota a su antojo aunque sin mucha profundidad.

Los albirrojos tenían claro su papel. Esperar atrás agazapados para salir a la contra buscando la velocidad de los Romero, Alcázar y compañía. Pues en una de esas estuvo a punto de llegar el primero. El ‘menudito’ extremo sevillano recuperó en el 18′ una pelota en el centro del campo para marcharse en velocidad pero fallando el mano a mano que pudo adelantar a los suyos.

No fue a la primera sino a la segunda cuando el Algeciras logró abrir el marcador. Cinco más tarde, de nuevo Romero se plantó en el área con un disparo que Nauzet desvió con la mano pero en el rechace Marc Llinares que pasaba por allí metió la cabeza para alojar el balón al fondo de la red. Con el 1-0 los de La Menacha jugaban sus mejores minutos sobre el terreno de juego porque pasó a jugarse poco y este Tamaraceite sin balón sufre.

Pero los de Las Palmas volvieron al escenario inicial de llevar la batuta y acabaron por atrincherar a los rojiblancos en su parcela en la recta final de primer tiempo. Y en una de esas llegó el empate, obra de Jordan que colocó un cabezazo lejos del alcance de Guille Vallejo a tres minutos del intermedio. Con todo abierto para la segunda mitad, Ballesta mandó a los suyos a la caseta donde trató de corregir un primer tiempo con luces y sombras.

Así las cosas, la vuelta al campo fue distinta. Los de rojo -obligaron al Algeciras hoy a lucir su indumentaria celeste al no disponer de su segunda equipación- llevaban el balón pero, a excepción de un centro de Jordan que Quintero no acertó a rematar en el 56′ no inquietaron más la meta local. A partir de ahí, y de la entrada de Yago Pérez para dar más consistencia en el campo a la hora de juego, el conjunto algecirista fue amo y señor del partido.

Con más llegadas por fuera y, sobre todo, yendo a por su rival, el 2-1 no tardó en caer. Corría el 66 de juego cuando Lafarge metió la cabeza a un envío medido de Juan Serrano para volver a adelantar a los suyos. A partir de entonces, otro cantar. El Algeciras volvió a presumir de equipo canchero y que si logra adelantarse en el marcador tiene mucho ganado. Y volvió a suceder. Los visitantes trataron de buscar la forma de meter mano en la muralla defensiva planteada por Salva Ballesta pero de nuevo el líder volvió a mostrarse más infranqueable que nunca para volver a dejar los puntos en su templo, ser más líder y enganchar la cuarta victoria consecutiva.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − siete =

Ir arriba