El Algeciras despierta en un encuentro adormecido (1-0)

Los albirrojos rompen con la racha de tres derrotas consecutivas gracias a un solitario tanto de Javi Cueto
Cueto celebra el gol. / FOTO: DAM

FICHA TÉCNICA:

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL (1): Marcos Lavín; Admonio (Roldán, 74’), Eric Montes, Zequi, Javi Cueto (Sardinero, 74’), Diego Esteban, Tomás (Merchán, 85’), Diori, David Martín (Borja, 45’), Mario García (Milosevic, 90’)y Juan Rodríguez.

UNIÓN DEPORTIVA MELILLA (0): Javi Montoya; Yuste, David Suárez, Pablo Hernández (Mamor Niang, 60’), Migue García (Sergio Pérez, 62’), José Enrique, José Antonio, David Hernández (Marchena, 86’), Dani Martín (Cotán, 86’), Siddiki y Moisés.

ÁRBITRO: Rodríguez Recio, de Madrid. Amonestó por parte local a Eric Montes (82’) y Dani Merchán (92’) y Tomás (83’) y por parte visitante a José Antonio González (69’) y Siddiki (95’).

GOLES: 1-0. Minuto 40. Javi Cueto.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigésima jornada del Grupo 2 de Primera RFEF disputado en el Estadio Nuevo Mirador.

CRÓNICA: El Algeciras CF encaraba el comienzo de la segunda vuelta del campeonato con la intención de finiquitar con la racha de derrotas y reflejar en el marcador las buenas sensaciones mostradas en Castellón. Como rival, una UD Melilla que marcho como penúltimo clasificado pero envuelto en la mejor racha de su temporada.

Bajo un cielo encapotado y amenazante de lluvia, el colegiado señalaba el inicio del encuentro en el Nuevo Mirador. Con un Melilla más presionante de los acostumbrado, el Algeciras intentaba hacerse con la iniciativa en un partido bastante competido por ambos bandos, pero sin apenas ocasiones en los primeros minutos.

Los albirrojos se hacían con el control del balón y acechaban poco a poco la portería azulona. Javi Cueto, con el primer disparo a puerta de los algeciristas en el 11’, parecía señalar el camino de un partido favorable para los de Lolo Escobar, pero que con el transcurso de los minutos se tornó demasiado espeso.

El Algeciras se mostraba muy impreciso en los últimos metros, bajo la consigna de tener que dominar al penúltimo clasificado en casa. Faceta que no suele favorecer a los del Nuevo Mirador en el terreno de juego. Sin claridad ni orden en ataque, los melillenses adelantaron líneas para marcar la diferencia en un encuentro más igualado de lo esperado.

En una contra de los visitantes, José Antonio González la tuvo a placer para anotar el primer tanto visitante. Sin embargo, el ‘10’ azulón la mando sorprendentemente fuera con Marcos Lavín ya vencido en el 30’. La fortuna sonreía a los albirrojos en sus peores momentos del encuentro. Mientras, Lolo Escobar pedía al equipo que presionara con mayor intensidad.

El Algeciras sobaba el balón, pero estaba lejos de ser un dominio efectivo contra un Melilla que se animaba cada vez más en el ocaso de la primera mitad.  En un partido gris como el día, la luz se abría camino en un córner aislado. Javi Cueto aprovechaba un mal rechace de Javi Montoya para poner a los albirrojos por delante antes del intermedio.

Los melillenses saltaron con la misma intensidad inicial en la segunda mitad, ahora con el viento que sopla en la Bahía a favor. Zequi firmaría el primer aviso de los albirrojos con un disparo que casi rozó la madera visitante. Sin embargo, la iniciativa del Mellila en el juego volvería a mostrar a un Algeciras impreciso y con dificultades para salir de su propio campo.

El cielo seguía sin abrirse en el Nuevo Mirador, en un claro reflejo de lo que transcurría en el encuentro. Nuevamente sin apenas ocasiones, ambos conjuntos se batían en un va y viene continuo, pero con muy poco peligro sobre las porterías rivales. Los cambios se sucedían en los banquillos para agitar el árbol de un duelo adormecido.

El final del encuentro se acercaba, con los dos equipos siendo muy cuidadosos de no perder el orden en sus pizarras siendo conscientes de que cualquier acción aislada podría decantar la balanza de los puntos. El Melilla actuaba con todas sus bazas a la desesperada, mientras los albirrojos aguantaban sin mayor problema en la retaguardia.

Silbatazo del árbitro que señalaba el final del partido y la victoria algecirista en un partido gris en cuanto a juego, pero muy positivo al sumar tres puntos contra un rival de la tabla baja. Los albirrojos rompen de esta manera con la racha de tres derrotas consecutivas y alcanzan la cifra de 30 puntos en el inicio de la segunda vuelta de la competición.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram