El Algeciras vuelve a sonreír (1-0)

Los albirrojos sufren para doblegar al Badajoz y suman la primera victoria de la era Ballesta

La plantilla festeja el gol. / FOTO: DAM

FICHA TÉCNICA:

ALGECIRAS C.F. (1): Javi Jiménez, Choco, Bijimine, Benítez, Braganza, Iván (Pablo Ganet, 61′), Yago Pérez, Antoñito (Barba, 83′), Almenara, Karim Abubacar y Wilson Cuero (Borja Vicent, 52′).

C.D. BADAJOZ (0): Kike Royo, Candelas, Iván Casado, Maestre, Caballero (Julio Gracia, 73′), Aquino, Corredera, Bikoro (Gorka Santamaría, 45′), Pablo Vázquez, Isma Cerro (Guzmán, 58′) y Fobi.

ÁRBITRO: Martín González, del colegio canario. Amonestó por parte visitante a Pablo Vázquez (45′).

GOL: 1-0. Minuto 28. Antoñito.

INCIDENCIAS: Vigésimo cuarta jornada de Liga en el grupo IV de Segunda B. Nuevo Mirador. Unos cuatro mil espectadores.

CRÓNICA: El Algeciras Club de Fútbol ha vuelto a la vida después de imponerse por la mínima al Badajoz en un sufridísimo partido que se decidió con un tanto de Antoñito a la media hora de encuentro. Los albirrojos supieron adaptarse al guión establecido por el encuentro y suman así tres puntos de oro en su pelea por la salvación.

El inicio fue muy intenso por parte de ambos bandos. Salva Ballesta tenía claro que para ganar a todo un ‘Miura’ del Grupo IV había que meterle ritmo al partido y desde el principio apostó por un 4-4-2 muy ofensivo en el que las bandas con Almenara y Antoñito ganaban mucho protagonismo. Sin embargo fueron los visitantes los que con el paso de los minutos buscaron llevar más posesión sobre el área del debutante Javi Jiménez, que estrenó titularidad junto a Yago Pérez y Wilson Cuero.

En el 18′ llegó la más clara de los de Nafti en un disparo al poste de Corredera desde fuera del área que puso el susto en el cuerpo a las más de cuatro mil almas que se dieron cita en el Nuevo Mirador. Esa oportunidad fue el ‘click’ oportuno para que el Algeciras empezase a reaccionar en ataque. En una cita así, meter la que tengas se antoja como fundamental. Dicho y hecho.

Primer acercamiento de los de Salva al área de Kike Royo y Karim remata como puede, la rechaza el meta visitante y en la segunda jugada, Antoñito mete la pierna para empujar al fondo de la red el primer gol de la tarde. Locura en la grada que rugió como necesitaban los suyos. El Badajoz, un auténtico equipazo hecho a base de talonario, no cesó en su empeño de buscar el empate antes del intermedio y lo rozó cuando en el 45′ Isma Cerro remató como pudo un envío desde la derecha y Javi Jiménez voló a mano cambiada para rectificar y salvar el empate.

Tras el paso por vestuarios los dos equipos no tardaron en mover el banquillo y es que en el ambiente se mascaba la realidad de que los pacenses darían un paso más en ataque buscando el empate. Borja Vicent a escena cuando apenas habían pasado cinco minutos de la reanudación y Wilson Cuero, exhausto por su esfuerzo inicial, al banquillo. La entrada del castellonense dio mucha más contundencia al eje defensivo de los de La Menacha que aguantaba bien las embestidas de los extremeños que se estrellaban una y otra vez contra la maraña planteada por los algeciristas.

Los albirrojos asumían su papel de equipo inferior en el encuentro y se dedicaban a replegarse en defensa y esperar el fallo de un Badajoz que por momentos trataba de encerrar a su rival en el área pero sin acierto. El balón parado estuvo a punto de darle el 2-0 a los locales con un remate en semiescorzo de Salva Ballesta que evitó el meta Royo a los 70 minutos y diez después en la más clara de los rojiblancos tras una galopada de un incansable Almenara por la derecha que cedió a Pablo Ganet que acabó golpeando arriba.

Los últimos minutos fueron un constante sufrimiento para la parroquia algecirista que vio como el Badajoz rozó el empate en un córner de Julio Gracia que se estrelló en la parte superior del larguero en el minuto 90 y una última jugada a balón parado donde el cuero se paseó por el área pequeña sin que nadie acertase a embocarla sobre la meta de Javi Jiménez.

Respiro final de todo el algecirismo que vuelve a festejar un triunfo seis semanas después y que se arma de moral para buscar la permanencia. Sí se puede.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − 16 =

Ir arriba