No ha sido fácil el post-partido en el Nuevo Mirador para la plantilla del Algeciras Club de Fútbol que vio como se le escapaba una oportunidad de oro de poder engancharse a los puestos de acceso al play-off de ascenso ante el Conil. Los aficionados mostraron su disconformidad al acabar el encuentro con los jugadores.

La plantilla se quedó postrada en el centro del campo aguantando el chaparrón del público que cargó duramente contra la actitud mostrada por el vestuario así como con Emilio Fajardo al que profirieron gritos pidiendo su dimisión.

Caras muy largas en los efectivos de un Algeciras que afrontará ahora una semana de descanso en Tercera División antes de regresar a la competición el día 27 en Espiel ante el Atlético Espeleño.