El algecirismo sigue abonado al sufrimiento. No importa cuando lea esta frase porque seguirá perenne por los siglos de los siglos. Y este lunes volvió a ser un día de esos en los que el equipo tuvo momentos de lucidez, y otros de desespero, pero finalmente acabó llevándose tres valiosos puntos de un feudo muy complicado.

A partir de ahora, y más en el momento que ha llegado la victoria, el aficionado se arma de paciencia para darle un voto de confianza a una plantilla que ha respondido en una cita a la que llegaba presionado y obligado a partes iguales y que le ha situado a cuatro puntos de la zona de play-off.

El domingo llega al Nuevo Mirador la Lebrijana, el mejor equipo en 2019 con 5 triunfos y un empate. Y no valen concesiones. Sólo ganar. Pero eso ya será otra batalla.

GALERÍA DE IMÁGENES PACO GUERRERO: