Hay que espabilar. De una manera u otra pero este Algeciras con tantas caras nuevas no puede permitirse el lujo, en su situación, de tirar dos puntos ante un Arcos, con todos los respetos al trabajo que ha realizado el conjunto arcense.

Enfrente había un equipo que hasta el que le da al botón del marcador del Nuevo Mirador asumía que iba a ir a encerrarse y el hecho de salir con tres centrales y un pivote y atacar únicamente con un delantero hace que el peligro ofensivo se haya visto reducido a lo reflejado en el césped este domingo.

Otra vez a siete puntos de play-off, teniendo que remontar una desventaja importante para estar en el objetivo y demostrando que hoy por hoy, sigue complicado pero no imposible.

GALERÍA DE IMÁGENES PACO GUERRERO: