ALGECIRAS C.F. (0): Pablo Barroso, Juanjo (Tote, 78′), José Carlos, Borja Vicent, Pablo de Castro, Josemi (Karim Abubacar, 58′), Antoñito, Iván, Antonio Sánchez, Pablo Ganet (Pipo, 67′) y Zafra.

CONIL C.F. (0): Gallego, Adri, David León, Rubén Día, Pablo (Mario, 60′), Mario García, Expósito, Narváez, Javi Navarro (Cornejo, 88′), Juanca (Orihuela, 77′) y Cuenca.

ÁRBITRO: Cruz Navarro, del colegio sevillano. Amonestó a los jugadores locales José Carlos (12′), Antoñito (47′) y Borja Vicent (76′) , Antonio Sánchez (80′) y Pablo de Castro (94′) y a los visitantes Cuenca (23′), Pablo (28′), Narváez (48′), Juanca (51′), David León (54′) y Gallego (75′).

SIN GOLES.

INCIDENCIAS: Trigésimo octava jornada de Liga en el grupo X de Tercera división. Nuevo Mirador. Unos 1.500 espectadores.

CRÓNICA: Cuando no hay más cera de la que arde lo más normal es que sucedan accidentes como la que ha tenido este domingo el Algeciras frente al Conil en un partido en el que los albirrojos han sido incapaces de doblegar a un rival muy ordenado pero que apenas puso en apuros la portería de Pablo Barroso.

Es el gran debe de los algeciristas, poder hacerle daño a equipos de la parte media-baja de la clasificación y que le ha venido acompañando durante toda la temporada. Ese y la irregularidad. Una falta de resultados positivos que se traduce en el petardazo que ha pegado un equipo atascado y sin ideas en ataque.

Los de Fajardo salieron intensos conscientes de que el triunfo de hoy les podía acercar a tres puntos del play-off y en el minuto 5 Pablo Ganet remató por encima de la cruceta en su primera llegada pero desde el principio se veía que no iba a ser fácil hincarle el diente a un Conil que paraba constantemente el juego y en el que la continuidad no era la nota manifiesta.

Le costaba a los albirrojos meterle mano a su rival porque más allá de un intento alto de Pablo de Castro peinando una falta botada por el propio Ganet en el 20′ no hubo mucho más que rascar en ataque durante la primera mitad ante un cuadro conileño intenso en todas sus acciones, que no discutió el hecho de ir a por todas y que fue un frontón en defensa tal que impidió a los de casa llegar con claridad a los metros finales.

Ni el paso por la caseta ayudó al Algeciras a arreglar sus dudas en ataque porque más allá de tres amarillas en los primeros minutos de la reanudación y un gol anulado por fuera de juego para el Conil en el saque de una falta, el equipo de La Menacha apretó con la entrada de Karim en cancha para lo mismo de la primera mitad, estrellarse una y otra vez en la barrera plantada por los visitantes.

La tensión y la impaciencia empezaba a apoderarse del bando rojiblanco que ni con la entrada de Pipo supo encontrarle calma al asunto. Mucho centro lateral, mucho pelotazo a la desesperada desde atrás para nada. La historia pudo cambiar en el minuto 75 cuando Pablo de Castro recogió un rechace de una falta dentro del área pero su remate salió rozando el poste. Fue lo único potable de un segundo tiempo en el que parecía mentira que el Algeciras se estuviese jugando el poder entrar en una fase de ascenso.

Y minuto a minuto se fue consumiendo la realidad de esta temporada en un equipo incapaz, atenazado por sus propios medios y reflejado en otro pinchazo en casa que le hace despedirse de forma anticipada de sus opciones de jugar el play-off cuando vuelve a quedarse a cinco puntos de la cuarta plaza con cuatro jornadas por delante.