ALGECIRAS C.F. (1): Romero, Dani Gallardo (Pablo Ganet, 62′), José Carlos, Pablo de Castro, Álvaro Benítez (Zafra, 75′), Borja Vicent, Juanjo Mateo, Iván, Karin Abubacar, Pipo (Eric, 50′) y Antoñito.

ARCOS C.F. (1): Iván, Álvaro, José Antonio, Nico, Molina, Maki, Sergio (Javi, 78′), Alberto Durán, Giráldez (Román, 64′), Caballero y Borja (Adri Romero, 88′).

ÁRBITRO: Santizo Álvarez, del colegio sevillano. Amonestó a los jugadores locales Pipo (42′) y Zafra (85′) y a los visitantes Sergio (30′), Alberto Durán (43′),

GOLES: 0-1. Minuto 36. Giráldez. 1-1. Minuto 83. Karín.

INCIDENCIAS: Vigésimo séptima jornada de Liga en el grupo X de Tercera división. Nuevo Mirador. Unos 1.500 espectadores.

CRÓNICA: El Algeciras continúa empeñado en hacerse la vida imposible después de no pasar del empate a 1 ante el Arcos en un partido en el que hizo mucho ruido pero donde la realidad es que le costó horrores derribar la muralla planteada por el conjunto arcense que hizo un partido ordenado, se encontró un gol en la primera mitad y se limitó a guardar su posición para rascar un punto del Nuevo Mirador.

El duelo arrancó competido con el equipo visitante tratando de golpear primero en campo contrario en un día importante para los de Emilio Fajardo que buscaban su segunda victoria consecutiva. El primer remate a la portería del Arcos se produjo en el minuto 10 cuando Iván Turrillo metió la pierna en un centro desviado de Juanjo pero el meta Iván detenía sin problemas en un escenario donde el Algeciras era dominador del juego y de la posesión pero no así de las ocasiones porque los de Bermúdez se defendían de forma muy ordenada atrás.

Los mejores minutos para el cuadro de La Menacha llegaron conforme le metieron una marchita más al juego. En el 26′, Pipo disparó como pudo un centro de Iván Turrillo y acto seguido Borja Vicent golpeó de volea por encima del travesaño. Sin embargo, este equipo concede hasta al más noble de la categoría, y en el primer acercamiento al área de Romero, gol. Corría el 36 cuando el ex-algecirista Caba recogió un balón pasado de banda a banda y su blandito centro lo amortizaba Giráldez para empujar el 0-1 al fondo de la red. Otra vez tocaba ponerse a remolque y a remontar un resultado adverso.

No se jugó más hasta el descanso donde tal vez el gol del Arcos era demasiado premio para sus esfuerzos sobre la hierba del Nuevo Mirador pero esta temporada el Algeciras no entiende de lógicas. Tras el paso por la caseta, no tardó Fajardo en mover el banquillo dando entrada a Éric Samé por Ale Pipo a los 51 minutos y jugando así con dos delanteros. El equipo empezó a adueñarse del partido ante un rival que, si cabe, se encerró más aún defendiendo su botín. En el 57′, el camerunés aparecía en escena y cabeceó blando sobre el portero Iván y otra jugada calcada cuatro más tarde que fue Karim el que la tuvo sin fortuna.

A media hora del final, aparecía Pablo Ganet en escena para tratar de cambiar el significado de un partido que se le atascaba al conjunto algecirista. Los minutos pasaban y el 0-1 era inamovible a pesar de los intentos en vano de la dupla ofensiva de los albirrojos que lo buscaban sin acierto ante la portería contraria. De tanto empujar, acabó llegando el empate. Fue a balón parado en el minuto 83 cuando Karim Abubakar mandó un testarazo a la salida de un córner botado por Zafra para poner las tablas en el marcador. En los últimos minutos el equipo rojiblanco se volcó buscando el segundo pero para nada. No fue ese equipo alegre de otros días y la impaciencia acabó minando a un Algeciras que vuelve a escaparse a siete puntos de la cuarta plaza con una jornada menos por delante.